on

Cabinas de Usos Múltiples. Centro Comercial Abierto. Cartagena

cabinas usos múltiples s
cabinas usos múltiples

Cabinas de Usos Múltiples. Centro Comercial Abierto. Cartagena.

+ Situación > Plaza de la Merced 15-16. Cartagena
+ Fecha > 1999 – 2001
+ Promotor > Centro Comercial Abierto. Ayuntamiento de Cartagena
+ Arquitecto > Martín Lejarraga
+ Presupuesto > 67.360 €
+ Superficie Actuación > desde 3.00 a 4.10 m2
+ Estudio Martín Lejarraga > Patricia Reus (Arq.)
+ Constructor > Metalmecánicas Herjimar
+ Fotógrafo > Juan de la Cruz Megías
+ Catálogos de Arquitectura nº 10. COAMU

Memoria del proyecto


El proyecto de estas cabinas urbanas surge como respuesta a una demanda concreta: la necesidad de disponer en la ciudad de varios “puntos de información” desde los cuales atender tanto a los ciudadanos como a los visitantes, ante situaciones diversas – actividades comerciales, convocatorias culturales y sociales, fiestas ciudadanas, etc -.


La estancia de las cabinas en la calle es temporal, por lo que su presencia urbana tiene un carácter estacional y deben ser móviles y fácilmente transportables.
Las cabinas, como si de unas piezas más del mobiliario urbano se tratara, se sitúan en diferentes plazas y espacios abiertos de la trama urbana del Casco Antiguo de Cartagena.


El diseño – desde las necesidades y usos ya señalados -, se ajusta a las condiciones específicas de cada uno de los emplazamientos propuestos, estando atento y dando respuesta – desde la propia geometría, dimensiones, materiales, orientación, etc. – a todos y cada uno de los casos.


El proyecto plantea líneas quebradas y planos contínuos, tanto en planta como en alzados y cubierta; el resultado son unos objetos con una apariencia muy sencilla, ligera, casi efímera, de una gran expresividad formal y con capacidad para realizar su función y para adaptarse al medio: un parque público o una pequeña plaza junto a un edificio histórico.


construcción


Se construyen unos volúmenes mínimos a partir del mínimo polígono en planta, con un mínimo número de fachadas, con una piel única, pero que pueda ser distinta y reconocible en cada caso, y que debe conjugar tanto la presencia activa y abierta como su impacto en los momentos de cierre, cuando se hace necesario un más acusado carácter resistente y duradero.


La construcción se realiza íntegramente en seco y en taller, para posteriormente trasladarse al lugar escogido para su emplazamiento, donde se depositan de manera directa, regulando los mecanismos de apoyo y conectando los servicios de instalaciones.


La escueta selección de materiales en la resolución constructiva contribuye a la lectura sencilla e inmediata de las diferentes cabinas, al tiempo que su diferente condición de acabado – específica para cada emplazamiento – ayuda a su identificación con cada uno de los espacios urbanos donde se sitúan.